La honestidad en el espiritismo

Introducción

En el mundo del espiritismo, la honestidad es un valor fundamental. La honestidad no solo se aplica a los espíritus con los que se pretende comunicar, sino también a los médiums y a los seguidores del espiritismo. En este artículo, exploraremos la importancia de la honestidad en el espiritismo, y cómo puede influir en las sesiones espirituales y en la vida cotidiana de quienes practican el espiritismo.

La honestidad con los espíritus

La honestidad con los espíritus es una de las principales preocupaciones en la práctica del espiritismo. Cuando un médium se comunica con un espíritu, debe ser lo más honesto posible en su transmisión, sin añadir o quitar nada de lo que el espíritu quiera comunicar. Debe ser respetuoso y no imponer sus propios deseos o creencias. Si uno es deshonesto en la comunicación, puede desencadenar consecuencias perjudiciales para ellos y para los demás que están involucrados en la sesión. A veces, los espíritus pueden comunicar cosas que van en contra de las creencias personales del médium o los seguidores del espiritismo. En tales casos, es importante ser respetuoso y permitir que el espíritu hable. La honestidad en la comunicación espirita es un proceso que puede llevar mucho tiempo y esfuerzo, pero vale la pena ya que puede ser muy útil para quienes buscan respuestas en su vida.

La honestidad del médium

La honestidad del médium es un aspecto crítico en el espiritismo. Los médiums deben ser honestos sobre su habilidad y conocimiento en la práctica del espiritismo. Deben ser claros con los demás sobre sus fortalezas y debilidades, para asegurarse de estar proporcionando una comunicación precisa y efectiva con los espíritus. También deben ser honestos en la forma en que manejan las sesiones, asegurándose de garantizar el bienestar y la seguridad de todos los involucrados. La honestidad es importante también cuando se trata de los honorarios de los médiums. Si bien la mayoría de los médiums ofrecen sus servicios sin esperar una compensación financiera, algunos pueden cobrar. En tal caso, el médium debe ser honesto en torno a sus tarifas, y no aprovecharse de la vulnerabilidad de quienes buscan su ayuda. Debe haber transparencia en la transacción para garantizar que la comunicación se haya realizado en un ambiente de integridad.

La honestidad de los seguidores del espiritismo

Los seguidores del espiritismo también deben ser honestos consigo mismos y con los demás sobre su fe. Deben ser honestos en torno a su nivel de experiencia en la práctica, así como en sus expectativas. Deben estar dispuestos a aprender de otros y no poner en riesgo su integridad o la de otros para ganar más conocimiento, prestigio o poder. La honestidad también se relaciona con la forma en que los seguidores del espiritismo interactúan con la sociedad. Deben vivir en paz y armonía con los demás, y evitar el daño a cualquier ser. La honestidad implica evitar la tentación de usar el espiritismo para beneficiarse a sí mismos o a otros, en detrimento del bienestar de los demás.

Conclusión

En conclusión, la honestidad es un valor de gran importancia en el espiritismo. La práctica del espiritismo se basa en la transmisión de información y conocimiento desde otro plano de existencia. Sin embargo, si no hay honestidad en la práctica, los resultados serán confusos e inexactos. La honestidad con los espíritus, con uno mismo y con los demás es vital para una práctica espiritual saludable y efectiva. La honradez ayuda a construir la confianza y la comprensión entre los participantes, generando una experiencia de vida satisfactoria y edificante.