espiritista.es.

espiritista.es.

La importancia de la ética en el espiritismo

La importancia de la ética en el espiritismo

Introducción

El espiritismo es una doctrina que se basa en la comunión y la comunicación con los espíritus de los difuntos. Esta corriente de pensamiento ha ido ganando terreno en todo el mundo y cada vez son más las personas que se interesan por ella. No obstante, al igual que sucede con cualquier otra doctrina, el espiritismo tiene un conjunto de normas éticas que deben ser seguidas por aquellos que se dedican a su práctica. En esta ocasión, nos centraremos en la importancia de la ética en el espiritismo.

¿Qué es la ética?

La ética es una rama de la filosofía que se encarga de estudiar el comportamiento moral de las personas. Es decir, se centra en determinar si una determinada acción es buena o mala y si es correcta o incorrecta en cuanto a su impacto en los demás.

La ética en el espiritismo

El espiritismo es una corriente de pensamiento que se basa en la comunicación con los espíritus de los difuntos. Esto implica una gran responsabilidad por parte del médium, ya que es el encargado de transmitir los mensajes que reciben. Es por ello que la ética es fundamental en el espiritismo. Los médiums deben seguir unas normas éticas claras para asegurarse de que su trabajo no causa daño a ninguna de las partes involucradas.

Normas éticas en el espiritismo

Entre las normas éticas en el espiritismo, podemos destacar las siguientes: - Respetar la voluntad de los espíritus y no forzar su comunicación si no quieren hablar. - No aceptar compensaciones monetarias por los servicios prestados como médiums. - No utilizar la práctica del espiritismo para fines personales o con fines lucrativos. - No difundir información confidencial o privada obtenida durante la comunicación con los espíritus. - No intentar influir en las decisiones de los demás mediante la práctica del espiritismo.

Consecuencias de no seguir la ética en el espiritismo

En el caso de no seguir las normas éticas en el espiritismo, las consecuencias pueden ser graves y afectar tanto al médium como a la persona que recibe el mensaje. Por ejemplo, si el médium busca beneficios económicos, podría transmitir un mensaje erróneo o deshonesto a la persona que busca respuestas genuinas. Esto causaría un gran daño a la reputación del espiritismo y de los médiums que lo practican. Asimismo, la falta de ética en el espiritismo podría conducir a la práctica de fraudes y engaños, lo que podría desacreditar la práctica del espiritismo en su conjunto.

La ética y la espiritualidad

La ética es un elemento clave en cualquier práctica espiritual. En el espiritismo, la ética es particularmente importante, ya que la práctica implica una gran responsabilidad por parte del médium. Más allá de los efectos negativos que la falta de ética puede tener en la práctica del espiritismo, también existe el riesgo de que la persona que no sigue las normas éticas sufra un daño espiritual o emocional.

El papel del médium en la ética del espiritismo

El papel del médium es fundamental en la ética del espiritismo. El médium es el puente entre el mundo de los espíritus y el mundo de los vivos. Por ello, el médium debe ser una persona íntegra y ética, capaz de transmitir mensajes honestos y sinceros. Un buen médium debe tener un fuerte sentido de la responsabilidad y estar dispuesto a cuidar de sus clientes, así como de los espíritus con los que está en contacto.

Conclusión

En resumen, la ética es un elemento fundamental en el espiritismo. Los médiums que practican esta disciplina deben seguir unas normas éticas estrictas para asegurarse de no causar daño a ninguna de las partes involucradas y para mantener la integridad y credibilidad de la práctica. Asimismo, la ética es clave en cualquier práctica espiritual, ya que ayuda a garantizar que las personas involucradas se sientan seguras y protegidas en todo momento. En conclusión, la ética es esencial en todas las áreas de la vida, incluyendo la práctica del espiritismo. La ética ayuda a garantizar un entorno seguro y respetuoso para todas las partes involucradas, lo que a su vez contribuye al crecimiento y desarrollo de la práctica espiritual en su conjunto.