espiritista.es.

espiritista.es.

La justicia en el espiritismo

La justicia en el espiritismo

Introducción

El espiritismo es una corriente espiritualista que se basa en la creencia en la existencia de un mundo espiritual y en la capacidad del ser humano para comunicarse con él. Esta creencia en la comunicación con el más allá tiene una gran importancia en el espiritismo, ya que a través de ella se pueden obtener respuestas a preguntas que nos afectan en nuestra vida terrenal, como la importancia de la justicia.

La Justicia en el Espiritismo

Origen de la Justicia

La justicia es uno de los principios fundamentales de la moral cristiana y, por lo tanto, también está presente en el espiritismo. La justicia se basa en el respeto a los derechos de cada persona, lo que implica tratar a todos por igual y no discriminar a nadie.

En el espiritismo, la justicia es también una ley universal que se aplica a todas las criaturas y que está presente en todo el universo. Según la doctrina espiritista, la justicia es una ley divina que se manifiesta en todas las dimensiones del cosmos. La justicia no es una creación humana, sino que forma parte de la esencia misma del universo.

La Justicia en la Vida Terrenal

En la vida terrenal, la justicia se aplica a través de las leyes que rigen cada sociedad. La justicia humana es imperfecta y está sujeta a errores y a la influencia de intereses particulares. Por eso, el espiritismo defiende una justicia más amplia y trascendental, que tenga en cuenta no solo los derechos de cada individuo, sino también su evolución espiritual.

Según el espiritismo, la verdadera justicia no solo significa sancionar al que ha cometido un error, sino también ayudarle a evolucionar y a entender su responsabilidad. La justicia que busca la evolución del ser humano es aquella que no solo corrige al culpable, sino que también le ayuda a comprender la importancia de sus actos y a mejorar su conducta.

Justicia y Karma

La justicia en el espiritismo se relaciona de manera importante con el karma. Según esta doctrina, cada acción que realizamos tiene una consecuencia, que puede ser positiva o negativa. El karma es la ley que rige estas consecuencias y se encarga de que las personas cosechen lo que han sembrado.

En este sentido, la justicia divina se expresa a través del karma, ya que cada persona recibe lo que ha ganado a través de sus acciones. El karma nos lleva a enfrentar las consecuencias de nuestras acciones y a aprender de ellas en busca de nuestra evolución espiritual.

La Reencarnación y la Justicia

La reencarnación es otro concepto fundamental del espiritismo, que nos habla de la existencia del alma y de su proceso de evolución a lo largo de varias vidas. El espiritismo defiende que la reencarnación es una ley universal que se aplica a todas las criaturas y que tiene como objetivo llevar a cada ser a su perfección.

La ley de la reencarnación se relaciona directamente con la idea de justicia divina. Según el espiritismo, cada alma recibe en cada vida experiencias que le permiten evolucionar y progresar hacia la perfección. De esta manera, la reencarnación puede entenderse como una forma de justicia, que busca equilibrar las desigualdades y las injusticias de vidas anteriores.

Conclusiones

La importancia de la justicia en el espiritismo es fundamental, ya que se trata de uno de los principios que rigen la moralidad de esta corriente espiritualista. La justicia es una ley universal que se aplica en todo el cosmos y que se manifiesta en la vida terrena a través de las leyes humanas.

El espiritismo defiende una forma de justicia que va más allá de la sanción y que busca la evolución del ser humano. La idea de karma y de reencarnación son dos conceptos que se relacionan de manera importante con la justicia divina, ya que nos hablan de la consecuencia de nuestras acciones y de la necesidad de evolucionar en cada vida.

En conclusión, la justicia es un valor fundamental en el espiritismo, que busca el equilibrio y la armonía en todos los aspectos de la vida, tanto en esta existencia, como en las futuras reencarnaciones en la búsqueda de la perfección.